Hermanos denuncian a policías por supuestos abusos de autoridad

Señalan los afectados que los preventivos municipales ingresaron a su domicilio sin ninguna orden y ahí los golpearon de manera brutal

 

Por el equipo de redacción

San Felipe, Guanajuato.- Una pareja de hermanos denunciaron ante el Ministerio Público el abuso de autoridad por parte de Policías Municipales, a quienes acusan de haberlos golpeado de manera brutal.

Los afectados acudieron a las oficinas de este medio para denunciar dicho acto del que dijeron fueron víctimas.

Miguel Ángel Méndez Magaña, relató que el pasado jueves acudió al domicilio de su ex esposa quien tiene la custodia de su hija.

“Cuando yo llego al domicilio, sale la niña, me abraza, ya no me suelta y su mamá le empezó a gritar que estaba castigada, entonces la niña empezó hasta a temblar y le dijo a su mamá que no se iba a quedar con ella, que se iba a venir conmigo”

Miguel señaló que en ese momento su ex esposa le dijo que le hablaría a los policías, mientras que él se fue al Ministerio Público junto con su hija para poner una denuncia sobre el maltrato hacia su hija.

Para el día viernes por la mañana la mamá de la menor junto con Policías Municipales acudieron al domicilio de Miguel para que le entregara a la niña, sin embargo él le dijo que no se la entregaría porque ya había una carpeta de investigación sobre la denuncia que había realizado en el Ministerio Público.

Fue entonces que los Policías Municipales intervinieron, mismos que a decir de Miguel, le dijeron que lo que estaba haciendo era un secuestro y por tanto irrumpieron en la vivienda sin ninguna orden, a la vez que forcejearon.

Ya en el interior de la vivienda, Miguel aseveró que los preventivos le rosearon gas lacrimógeno, además de golpearlo en repetidas ocasiones en diversas partes del cuerpo, fracturándole dos costillas.

Delia, hermana de Miguel, también se encontraba en el mismo domicilio y aseguró que también a ella la golpearon entre seis policías.

Posteriormente Delia y Miguel fueron subidos a una patrulla donde ambos aseguran que continuaron recibiendo agresiones físicas por parte de los efectivos.

En los separos municipales dijeron que estuvieron por un lapso de 36 horas incomunicados, sin que les fuera tomada alguna declaración sobre los hechos.

Fue el sábado a las 11:30 de la noche cuando los dejaron salir, donde los afectados señalan que violaron sus derechos, además de referir que fueron tratados peor que un delincuente.